ZONADOS Y CORONAS DE REACCIÓN

1. ZONADO CRISTALINO.
2. TEXTURA RAPAKIVI Y ANTIRAPAKIVI.
3. CORONAS ALREDEDOR DE MINERALES HIDRATADOS.
4. CORONAS ALREDEDOR DE MINERALES ANHIDROS.
5. TEXTURAS DE CORROSIÓN.

3142 Corrosión 1 (mia) 3141 zonado 1b (mia)

ZONADO CRISTALINO. El zonado se visualiza por la presencia de bandas o zonas más o menos concéntricas en un mismo cristal con límites señalados por inclusiones alineadas (zonado de crecimiento) o cambios abruptos o continuos en la composición química de la solución sólida (normalmente conlleva variaciones en la orientación del cristal, lo cual nos permite identificar el zonado). Se habla de zonado normal cuando la variación química que da lugar al zonado en el mineral sigue la pauta lógica de un sistema magmático en progresiva cristalización al disminuir la temperatura. En la imagen de la izquierda (nícoles paralelos) se ven fenocristales de haüyna con un núcleo más o menos oscuro (por la presencia de microinclusiones sulfuradas) y un borde claro. En la imagen de la derecha (nícoles cruzados) se pueden ver dos cristales de plagioclasa (centro) con zonado oscilatorio. En el zonado oscilatorio se aprecian múltiples bandas concéntricas con alternancia en las propiedades ópticas que implican alternancia química; en la plagioclasa se manifiesta en concentraciones mayores o menores de la relación Ca/Na en cada banda.

Subir

3141 zonado 3e (mia) 3141 zonado 3f (mia)

ZONADO CRISTALINO. En estas imágenes (nícoles paralelos a la izquierda y cruzados a la derecha) se puede ver un cristal de plagioclasa con zonado oscilatorio (ver la alternancia de bandas estrechas en los bordes del cristal). Dada la alternancia química que representa este zonado, se puede considerar en parte un tipo de zonado inverso, que es aquel en el que la pauta de variación de núcleo hacia borde es la contraria a la que cabría esperar en un sistema magmático en cristalización (la del zonado normal). Destaca en las imágenes la alineación de inclusiones paralelas a las bandas del zonado. También se adivina cierto zonado en sectores, que se identifica por diferencias en el cristal en forma de parches o zonas donde el mineral posee propieades ópticas diferentes (ver zonas blancas con nícoles cruzados en la parte superior de la plagioclasa.

Subir

3141 zonado 2c (mia) 3141 zonado 2d (mia)

ZONADO CRISTALINO. En las imágenes (nícoles paralelos a la izquierda y cruzados a la derecha) se ve un cristal de augita con un borde más rico en Ti (tono ligeramente más oscuro) con respecto al borde. Como se puede apreciar, el zonado da lugar a diferencias que pueden reconocerse tanto con nícoles paralelos como con nícoles cruzados.

Subir

3143 Granito rapakivi 1 (carlos)3143 Textura anti rapakivi 1 (mía)

TEXTURA RAPAKIVI Y ANTIRAPAKIVI. La imagen de campo de la izquierda muestra una roca granítica con abundantes megacristales de feldespato potásico (rosa) que desarrollan un borde de plagioclasa (blanca) en su parte externa. Al desarrollo de esta corona es lo que se denomina textura de tipo rapakivi. Su origen es controvertido, aduciéndose posible mezcla con un magma más evolucioando o una despresurización brusca del magma. Cuando lo que se observa es el caso contrario: plagioclasa aureolada por feldespato potásico (imagen derecha con nícoles paralelos, observar el feldespato teñido hacia la derecha de la plagioclasa blanca) se habla de textura antirapakivi, que puede estar asociada a la evolución normal de un magma.

Subir

3142 reacción 2a (mia) 3142 reacción 2b (mia)

CORONAS ALREDEDOR DE MINERALES HIDRATADOS. Las coronas de reacción implican una situación de desequilibrio entre fundido y mineral y puede deberse a que el cristal es de origen xenolítico o a que ha dejado de ser estable con el fundido (situación metaestable). En las imágenes (nícoles paralelos a la izquierda y cruzados a la derecha) se aprecia un megacristal de anfíbol (derecha) en contacto con una matriz rica en cristales de plagioclasa. Puede observarse que la zona de contacto está marcada, en primer lugar por un fino borde de un anfíbol diferente (marrón más oscuro) y después una banda de tamaño de grano más fino en la que abundan más los minerales opacos (junto con algún feldespato). Esta capa corresponde a un crecimiento por reacción entre el megacristal y el fundido. Los minerales hidratados como el anfíbol y la biotita con frecuencia se hacen inestables al disminuir la presión (ascenso del magma).

Subir

3142 reacción 3a (mia) 3142 reacción 3b (mia)

CORONAS ALREDEDOR DE MINERALES ANHIDROS. Cuando la cristalización de un fundido progresa la cantidad relativa de volátiles como el agua aumenta y pueden llegar a cristalizar minerales hidratados alrededor de minerales anhidros previos. Es el caso de las imágenes (nícoles paralelos a la izquierda y cruzados a la derecha), donde se puede ver un cristal de olivino (centro) con varias aureolas minerales alrededor. En primer lugar se aprecia ortopiroxeno (banda muy fina de alto relieve en la parte derecha del cristal) y después otra banda en la que se aprecia la presencia de un anfíbol marrón (izquierda del olivino) y otros minerales incolores y de menor relieve (abajo y derecha del olivino) que podrían incluir fases secundarias.

Subir

3142 reacción 4a (mia) 3142 reacción 4b (mia)

CORONAS ALREDEDOR DE MINERALES ANHIDROS. En las imágenes (nícoles paralelos a la izquierda y cruzados a la derecha) se puede ver como el anfíbol marrón (de carácter intersticial) rodea a un cristal de clinopiroxeno. Destaca la forma irregular del piroxeno, que indica que es un mineral inestable y que el anfíbol seguramente estaba creciendo a expensas de él.

Subir

3144 Corrosión (ceci)TEXTURAS DE CORROSIÓN. La inestabilidad o desequilibrio de un mineral contenido en un fundido puede conllevar varios efectos, como se ha visto en las imágenes previas, muchas veces con la formación de otra fase alrededor de la inestable (lo cual produce un zonado o una corona de reacción). En otras ocasiones, independientemente de que se desarrollen aureolas con crecimiento mineral, los cristales inestables son “atacados” por el fundido, provocando la reabsorción, disolución o fusión de los mismos, lo que se manifiesta por la destrucción de los hábitos idiomorfos y la formación de golfos de corrosión que después ocuparán otros minerales. Esto se puede observar en la imagen derecha (nícoles cruzados), donde se muestran varios cristales de cuarzo con formas irregulares y golfos de corrosión. En función del corte de la roca al realizar la lámina pueden mostrarse como glóbulos de matriz incluidos dentro del mineral corroído.

Subir

Anuncios