DIQUES Y SILLS

IMGP0227LOS DIQUES representan conductos de forma laminar y disposición subvertical que atraviesan la litosfera conectando el sistema magmático entre diferentes intrusiones (sills, plutones, lopolitos, lacolitos, facolitos) y también con las diferentes manifestaciones extrusivas (volcanes y erupciones fisurales). La imagen izquierda muestra diversos diques básicos (basaltos) atravesando una secuencia sedimentaria pelágica (Fuerteventura). Su espesor es variable, desde centímetros a decenas de metros, al igual que su recorrido, métrico hasta kilométrico. Su composición puede ser desde básica a extremadamente ácida. Dada la textura de grano fino a afanítico que suelen presentar los diques, la IUGS recomienda que en su clasificación se anteponga el prefijo micro al nombre de la roca plutónica, a excepción de los términos todavía en uso de dolerita o diabasa para microgabros con texturas intergranulares. Los diques pueden presentarse como diques singulares o formando haces o enjambres de diques. La disposición de los haces de diques puede ser de orientación irregular, subparalela, radial, anular o cónica.

sill2 sill1LOS SILLS son intrusiones laminares de disposición subhorizontal, que suelen ser concordantes con la estructura de la roca encajante. A diferencia de los diques, su extensión o propagación lateral puede ser muy grande mientras que su crecimiento en la vertical es muy inferior, dando lugar a cuerpos intrusivos sencillos. Se pueden considerar yacimientos laminares de estancamiento del magma tras su ascenso a través de diques desde otras cámaras magmáticas o de las propias áreas de fusión. En la imagen superior izquierda se muestran varios sills de grandes dimensiones y de composición gabroidea intruidos en areniscas de las Finger Mountains (Victoria Land, Antártida). La imagen superior derecha muestra diques conectados con sills de composición basáltica intruyendo en depóstios piroclásticos de la isla de Santorini. El fundido de los diques, al llegar a niveles de flotabilidad neutra (la densidad del magma se iguala con la del encajante, o bien existen límites litológicos que impiden su ascenso), se desvía lateralmente siguiendo el plano de menor resistencia. Estas unidades intrusivas pueden crecer por sucesivos pulsos magmáticos (a modo de coladas subterráneas) formando, en el caso extremo de apilamiento en niveles dúctiles, un plutón o, en niveles más superficiales y frágiles, un lopolito o lacolito. En la actualidad, los sills se definen como pulsos magmáticos esenciales en el amalgamiento o crecimiento plutónico.

Subir

15El contacto del dique o sill. A escala de detalle, si el contraste viscoso entre el magma del dique y la roca encajante es alto, el contacto es neto y los cristales del encajante quedan cortados limpiamente; si el contraste es bajo, el contacto es neto pero respeta los bordes de grano. A escala de afloramiento el trazado del contacto puede ser lineal o sinuoso, indicando una intrusión claramente posterior o muy cercana en el tiempo. En la imagen izquierda se muestra el borde enfriado de un dique de pórfido granítico en contacto con un monzogranito equigranular. El borde, de unos 2-4 cm, es félsico y de textura afanítica. Desde el borde hacia el interior del conducto tanto la matriz como los fenocristales aumentan de tamaño. Además, el pórfido presenta una foliación magmática definida por los fenocristales subparalelos al contacto con el granito (Alpedrete de la Sierra, Sierra de Guadarrama, Madrid).

Subir

Los diques pueden presentar zonalidad de borde a centro del conducto por variaciones en el tamaño de los cristales (incrementando hacia el interior del conducto), como es el caso de los bordes de enfriamiento, o por crecimiento en sucesivos pulsos. Si presentan texturas inequigranulares porfídicas, los fenocristales pueden definir una foliación magmática paralela a las paredes del conducto. El nivel de emplazamiento de los diques puede ser muy variado, como se puede ver en la galería de imágenes superior de diques básicos. En la imágen izquierda (1) se puede ver un dique de unos 30 cm de potencia, atravesando un depósito piroclástico (emplazamiento epizonal). El contacto es neto y rectilíneo. Se puede apreciar cierta zonalidad que quizás se relacione con diferentes pulsos de relleno (isla de San Miguel, Islas Azores, Portugal). En la imagen central (2) de la galería se puede ver un dique básico (potencia aprox. 1 m) intrusivo en zonas profundas de la corteza ya que aparece atravesando un complejo migmatítico (área de fusión). El dique tiene contacto neto y rectilíneo pero su intrusión debió de ser tardía (y no completamente posterior) respecto a la migmatización, ya que hay diquecillos y venas de fundidos graníticos atravesando dicho dique (cantera de Kaihlankylä, Islandia). La imagen derecha (3) muestra un dique básico atravesando una intrusión sienítica, en donde se aprecia claramente el escalonamiento ligado al típico mecanismo de intrusión de magmas básicos. El contacto es neto y, aunque escalonado, lineal (sienitas del dique anular de las Peñitas, Fuerteventura).

Subir

12Diques félsicos. En la imagen izquierda se muestran varios diques de leucogranito aplítico y pegmatítico, de unos 5 cm de potencia, con contacto rectilíneo con el granito encajante (de derecha a izquierda en la parte superior de la imagen y en diagonal junto al bolígrafo). No obstante, a pequeña escala estos diques son ligeramente sinuosos (foto de detalle de la derecha). Este tipo de contacto indica por un lado la relativa cercanía en el tiempo entre el granito y los diferenciados aplíticos y pegmatíticos y, por otro, el probable comportamiento más viscoso del granito encajante al superar el 50-60% de magma ya cristalizado (Alpedrete de la Sierra, Sierra de Guadarrama).

3 4Diques félsicos. En la imagen izquierda se muestra un dique de leucogranito aplítico (aplita) atravesando un granito anfibólico. El dique tiene unos 6 cm de potencia y presenta un contacto neto con el granito aunque sinuoso a escala de detalle (macizo plutónico de La Pedriza, Sierra de Guadarrama). En la imagen derecha se aprecia un dique de leucogranito aplítico atravesando un granito biotítico (notar que da un pequeño resalte respecto al granito). El dique tiene unos 40 cm de potencia, contacto neto y trazado rectilíneo, de buzamiento subvertical. Su composición ácida y su textura aplítica (de grano fino y panalotriomorfa) le confiere una gran resistencia a la erosión, resaltando así en los afloramientos (macizo plutónico de La Pedriza, Sierra de Guadarrama).

Subir

8 (2)Enjambres de diques. Con mucha frecuencia los diques intruyen en forma de enjambres o haces de diques. En la imagen izquierda se muestra un haz de diques básicos atravesando un complejo volcánico. Los diques tienen potencias muy variables, de orden métrico, son subverticales, de contacto neto y recorrido sinuoso, con frecuentes bifurcaciones. Parte de estos diques afloran como islotes de roca dura alargados en la vertical, quedando así evidente su forma laminar. En los más potentes se puede observar un borde más oscuro, probablemente un borde de enfriamiento (Isla de Madeira, Portugal).

Pórfidos graníticos. Haz de diques de pórfido granítico atravesando granitos. En esta imagen se observan tres diques, uno muy potente, de 50 m (señalado como 2 en la foto interpretada) que corta a dos diques menores de 15 y 10 m (señalados como 1). Presentan contactos netos y rectilíneos, y buzamiento subvertical (al norte). Estos diques pertenecen a grandes enjambres kilométricos de diques de pórfidos que se extienden en la Sierra de La Paramera, al sur de la provincia de Ávila (ver mapa de la imagen 3, serie MAGNA, nº 531).

Subir

DIQUES PARALELOS. Cuando a escala cartográfica los diques conforman enjambres paralelos entre sí, sus direcciones pueden interpretarse como una indicación del régimen de esfuerzos regional que actuaba durante su emplazamiento (eje de menor esfuerzo compresivo perpendicular a los diques). En la galería de imágenes superior se muestra un haz de diques básicos (microgabros) atravesando un leucogranito (Charca Verde, macizo de La Pedriza, Sierra de Guadarrama). Los diques, de potencia decimétrica, presentan contactos netos y recorridos relativamente rectilíneos en el encajante granítico. Los diques se bifurcan, se estrechan y ensanchan, dando un conjunto estrechamente entrelazado. A escala más detallada (imagen 2) los contactos del dique reflejan la progresión del emplazamiento en escalón si el conducto es alimentado lo suficiente: en dicho caso estos escalones acaban por ensanchar y confluir (ver progresión esquematizada en la imagen 3: de a hasta b).

Subir

Diques radiales 1DIQUES RADIALES. Los diques radiales, al igual que los diques anulares y cónicos, son típicos de áreas epizonales y volcánicas, donde las cámaras magmáticas están a pocos kilómetros de la superficie. Los diques radiales irradian de una intrusión central cilíndrica y definen planos subverticales, constituyendo los conductos laminares de alimentación de posibles erupciones fisurales. El cuerpo intrusivo central perturba el campo de esfuerzos regional dando planos de mínimo esfuerzo de disposición radial por los que el magma se propaga. En la imagen izquierda se observan al menos tres diques radiales y la chimenea de un conducto volcánico actualmente erosionado (Shiprock, Nuevo México, EEUU).

Subir

DIQUES RADIALES. Las imágenes superiores son ejemplos de diques radiales, en las que se muestra un mapa esquemático con la disposición de los diques, una imagen de satélite del mismo área y, finalmente, una imagen en perspectiva desde el cuerpo ígneo central, donde se aprecian diversos diques radiales de gran extensión que dan resaltes topográficos (Spanish Peaks, Colorado, EEUU).

Subir

24DIQUES CÓNICOS. Los diques cónicos son intrusiones filonianas curvadas, discordantes, concéntricas y buzando variablemente hacia un centro intrusivo común, describiendo en planta diques circulares o elípticos. Al igual que los anulares, forman parte de complejos de subsidencia, muchas veces asociados a grandes calderas volcánicas. En estas condiciones, el eje de menor esfuerzo (σ3) se orienta subparalelamente a la superficie terrestre, mientras que los otros dos ejes principales definen planos subverticales a la misma, que son los planos por donde se inyecta el magma. La potencia de los diques cónicos es muy variable: los diques básicos pueden alcanzar hasta una decena de metros, mientras que los félsicos alcanzan potencias mayores de 60 m.

Diques cónicosDIQUES CÓNICOS. Son comunes en áreas subvolcánicas donde las cámaras magmáticas cercanas a la superficie terrestre determinan un campo de esfuerzos con los planos de mínimo esfuerzo describiendo formas cónicas por encima de la parte superior de las mismas. El buzamiento hacia el interior es consecuencia del inflamiento de la cámara que genera una compresión radial del bloque superior. Cuando provoca la ruptura de este bloque, el magma se propaga y rellena dichas fracturas cónicas. Estas intrusiones subvolcánicas aparecen en sectores de subsidencia ligados a grandes evacuaciones de magma desde cámaras magmáticas epizonales, provocando erupciones plinianas y calderas, junto con un complejo de diques radiales, anulares, cónicos y plutones centrales. En la imagen de satélite y el mapa superiores se muestra la isla de Mull (Escocia, Reino Unido), centro intrusivo subvolcánico formado por una densa red de diques anulares y plutones.

Subir

25DIQUES ANULARES. Son cuerpos intrusivos laminares que en planta son circulares, elípticos, poligonales o arqueados y presentan buzamientos muy acusados (subverticales) hacia el exterior del centro intrusivo. Las potencias son variables pero pueden alcanzar hasta varios centeneras de metros, y suelen ser de naturaleza félsica. La sobrepresión de la cámara magmática cede tras la formación de los diques radiales, cónicos y la posible extrusión de magma, lo que provoca un colapso en la superficie (una depresión circular denominada caldera) a favor de fracturas de superficie cilíndrica. Estas fracturas se van rellenando por el magma y forman los denominados diques anulares.

Diques anularesDIQUES ANULARES. En el mapa y en la imagen de satélite superiores se muestra el complejo ígneo de Ossipee en el área volcánica de New Hampshire, con un dique anular que, por su naturaleza félsica, da un resalte topográfico y de color, ambos aspectos apreciables en la imagen de satélite.

Subir

Anuncios