LAMPROITAS

Las lamproitas son rocas ultrapotásicas, peralcalinas con una composición mineral muy característica, que normalmente dan lugar a diques o pequeñas extrusiones.

La clasificación de las lamproitas requiere el uso de criterios tanto mineralógicos como geoquímicos. Se caracterizan por poseer cantidades muy variables (5-90% en volumen) de las siguientes fases minerales primarias: flogopita (fenocristal y matriz), anfíbol de tipo richterita, olivino, diópsido, leucita y sanidina. Otras muchas fases pueden aparecer en cantidades accesorias: priderita, wadeita, apatito, perovskita, Mg-cromita, ilmenita y enstatita, entre otros.

La presencia de los siguientes minerales impediría la clasificación de la roca como una lamproita: plagioclasa, melilita, monticellita, kalsilita, nefelina, y sodalita-haüyna, entre otros.

A nivel geoquímico las lamproitas se caracterizan por ser ultrapotásicas (K2O/Na2O (en valores molares) > 3), peralcalinas ((K2O+Na2O/Al2O3) (en valores molares) > 1), poseer relaciones K2O/Al2O3 > 1 y altas concentraciones de Ti, Ba, Sr, Zr y La.

Históricamente las lamproitas han recibido numerosos nombres que en la actualidad se ha intentado sistematizar teniendo como criterio principal el predominio de las fases minerales más frecuentes en estas rocas (indicadas arriba). Esta heterogeneidad mineralógica está asociada a unas condiciones petrogenéticas variadas, que incluyen la variada naturaleza del área fuente (mantos metasomatizados), la profundidad de la misma, el porcentaje de fusión y el grado de diferenciación. La equiparación de términos históricos con los recomendados puede verse en la tabla adjunta.

Lamproita